cerrar esta libroManual para el Manejo Logístico de Suministros Humanitarios (Pan American Health Organization (PAHO) / Organización Panamericana de la Salud (OPS) - WHO - OMS, 2000, 121 p.)
Abrir este fichero y ver el contenido  Capítulo 3 - Evaluación de necesidades logísticas y de suministros4
Ver este documento(introduction...)
Ver este documentoLa importancia de la evaluación
Ver este documentoEvaluación de necesidades
Ver este documentoEvaluación de capacidades locales
Ver este documentoMedidas de restricción o de facilitación
Ver este documentoAspectos socio-ambientales y culturales de la población

Manual para el Manejo Logístico de Suministros Humanitarios (Pan American Health Organization (PAHO) / Organización Panamericana de la Salud (OPS) - WHO - OMS, 2000, 121 p.)

Capítulo 3 - Evaluación de necesidades logísticas y de suministros4

4 Este capítulo ha sido escrito con el apoyo documental del MSc Alvaro Montero Sánchez y basado parcialmente en sus aportes para esta guía. El señor Montero tiene una especialización en Administración de los Desastres de la Universidad de Nuevo México y tiene vasta experiencia de campo en emergencias. Es consultor de OFDA sobre el tema de Centro de Operaciones de Emergencia (COE).

La importancia de la evaluación

La evaluación de las necesidades logísticas y de suministros tiene como fin, determinar de la manera más aproximada posible cuáles son las necesidades generadas a los pobladores de la región afectada por un evento desastroso, así como la determinación de las capacidades disponibles localmente y los requerimientos complementarios para enfrentar dichas necesidades.

Esta evaluación debe ser parte integral del proceso de evaluación general que se realiza en la zona de desastre para determinar el tipo y la extensión de los daños y las áreas más urgentes de intervención.

La calidad de esta valoración es sumamente importante, ya que las solicitudes de suministros serán hechas a partir de la situación identificada en el terreno de las operaciones.

No obstante, se debe reafirmar que la evaluación no debe ser una actividad paralizante. Si bien, es el instrumento que permite confirmar cuáles han sido los sectores afectados y determinar aspectos cuantitativos y cualitativos más específicos sobre la asistencia requerida, no significa que las acciones más urgentes de asistencia no pueden iniciarse hasta no haber completado todo el proceso de evaluación.

Desde la perspectiva de los suministros, las evaluaciones deben contener elementos para determinar los aspectos siguientes:

Evaluación de necesidades:

a. Necesidades de la población
b. Necesidades para las operaciones

Evaluación de capacidades:

a. Capacidad de la infraestructura local
b. Disponibilidad de local de recursos

Medidas de restricción o de facilitación

Evaluación de necesidades

Es importante determinar no solo las necesidades de la población afectada, sino también las necesidades que tienen las organizaciones para desempeñar sus tareas de asistencia.

Algunas de las preguntas básicas a las que esta evaluación debe encontrar respuestas son:

¿Qué se necesita?
¿Cuánto se necesita?
¿Cuándo se necesita (Urgente, no urgente)?
¿Adónde se necesita?

Sabemos además que un escenario de desastre suele ser una situación dinámica y cambiante, por lo que esta evaluación debe ayudarnos no solo a identificar la situación actual, sino también a prever necesidades futuras.

Necesidades de la población

Aunque hay que cuidarse de no tipificar los desastres, ya que las necesidades que generan dependen no solo del tipo de evento, sino también de las características socioeconómicas y de otros aspectos específicos de la región o país afectado, la experiencia indica cuales son los sectores de la vida de la población que los diferentes tipos de desastres suelen afectar con más frecuencia y en consecuencia, cuáles son las posibles necesidades básicas de sobrevivencia.

Podemos mencionar como sectores de afectación frecuente:

Salud: la mayoría de los eventos tienen efectos en mayor o menor grado sobre la salud de la población 3y generan necesidades adicionales o urgentes en este sector.

Agua: es muy común que los sistemas de agua potable sufran daños o bien, que dadas las circunstancias el acceso a ellos sea limitado.

Alimentación: no todos los eventos provocan desabastecimiento generalizado de alimentos, pero las personas que han perdido su sitio de habitación o sus pertenencias posiblemente requerirán algún apoyo temporal en este aspecto.

Albergue: los efectos sobre las viviendas podrían obligar a las personas a buscar un sitio temporal para guarecerse mientras solucionan su problema habitacional.

Saneamiento: una interrupción, por lo general súbita, del funcionamiento normal de la comunidad, el desplazamiento o agrupamiento de la población en sitios diferentes a su lugar de habitación, etc. pueden degenerar las condiciones ambientales y poner en peligro su salud.

De esta manera, y teniendo en cuenta el tipo de desastre al que estamos enfrentando, podemos concluir preliminarmente qué tipo asistencia será probablemente necesaria e iniciar las actividades de respuesta en el terreno, mientras las evaluaciones siguen adelante y nos revelarán aspectos más específicos de la atención requerida.

Necesidades para las operaciones

La mayor parte de las veces, las organizaciones locales que intervienen en las emergencias no cuentan necesariamente con recursos suficientes para enfrentar las exigencias de un desastre. Por eso es importante determinar los recursos con que cuenta (y con los que no cuenta) la organización y cuáles son sus necesidades para desempeñar adecuadamente sus funciones en el contexto de la emergencia. En la medida en que haya un proceso anterior de planificación y preparación de la logística, se simplifica la determinación de recursos disponibles y faltantes5

5 Ver también el apartado “Planificación y preparación de la logística” en el capítulo 2.

Evaluación de capacidades locales

Por capacidades locales entenderemos no solo los recursos disponibles en la zona de operaciones, sino también todos aquellos aspectos locales que podrían facilitar o complicar el manejo de los suministros.

Capacidad de la infraestructura local

A sabiendas de que los desastres suelen afectar las líneas vitales y entre ellas las vías de comunicación y en general la infraestructura, es importante hacer una rápida verificación de la disponibilidad u operacionalidad de los sitios y medios para la movilización y llegada de los suministros.

Desde el punto de vista de la infraestructura habrá que determinar entre otras cosas:

Situación de las vías y medios para hacer llegar los suministros al país o región afectados. ¿Tienen alguna limitación de uso? ¿Se prevén cambios o posible deterioro?

Existencia y disponibilidad de sitios para el almacenamiento de los suministros.

Existencia y disponibilidad de medios de transporte.

Estado y capacidad de los puntos de ingreso de los suministros (aeropuertos, puertos, fronteras...) ¿tienen alguna limitación de uso? ¿Se prevén cambios o posible deterioro?

Disponibilidad local de recursos

Con frecuencia es posible encontrar localmente o en las áreas próximas a la zona de emergencia, muchos de los suministros identificados como necesarios. Por esa razón la evaluación debe incluir la identificación de la existencia de dichos materiales. Esto se refiere no solo a los productos disponibles en el comercio, sino también aquellos recursos públicos y privados que eventualmente pueden ser puestos al servicio de las operaciones. Así mismo, esto incluye la dotación de recursos requeridos por las organizaciones y los necesarios para la atención de la población afectada.

Medidas de restricción o de facilitación

En situaciones de desastres complejos o en contextos políticos particulares, es frecuente que las autoridades nacionales decidan aplicar medidas de restricción para las operaciones o para los suministros humanitarios. Tal es el caso de la prohibición del ingreso de organizaciones extranjeras o la regulación estricta de la movilización en las zonas afectadas.

En otras situaciones, es posible que por razones religiosas, políticas o sanitarias, exista restricción para el ingreso al país de algún producto o material.

En el otro extremo, algunos gobiernos podrían adoptar medidas excepcionales para facilitar las tareas de las organizaciones que intervienen en auxilio de las víctimas y para permitir procedimientos más flexibles para el ingreso de la asistencia humanitaria al país o a la zona de las operaciones (prioridad en las aduanas, reducción o exención de impuestos, disponibilidad de instalaciones gubernamentales, etc.).

La evaluación debe mencionar la existencia de alguna medida de este tipo ya que esto tendrá repercusiones en el desplazamiento de los equipos de trabajo, así como de los suministros que pueden utilizarse y los que no. Igualmente, es importante conocer las medidas de facilitación existentes para que eventualmente podamos hacer uso de las ventajas que ellas significan.

Otros aspectos relevantes

Igualmente debe ser recopilada cualquier otra información relacionada con aspectos que puedan afectar de una u otra manera al manejo de los suministros; por ejemplo, si hay o se prevén cambios climáticos, eventos asociados al evento generador de la emergencia, y cualquier aspecto de seguridad que deba ser tomado en cuenta en la estrategia de movilización o posicionamiento de los suministros.

Aspectos socio-ambientales y culturales de la población

Para brindar la asistencia más adecuada y pertinente posible a la población beneficiaria, es sumamente importante identificar sus hábitos sociales y culturales, así como las características ambientales de la zona que habitan.

Esta información tendrá que ser tomada en cuenta para la toma de las decisiones sobre el tipo de suministro que se debe y se puede distribuir, desde el punto del uso (vestido, tipo de vivienda, enseres domésticos, etc.) y el consumo (tipo de alimentos, consumo de agua y bebidas, etc.). Algunas de las actividades básicas para esta identificación, se señalan a continuación:

Identificar los hábitos alimentarios de la población, tipo de alimentos que consumen y los que no consumen (religión, cultura, costumbre), utensilios que utilizan para su preparación y cualquier otra información relevante que ayude a determinar mejor el tipo de asistencia que se puede brindar y la que se debe evitar.

Priorizar la identificación de productores locales y regionales antes de solicitar asistencia alimentaria o procurar la adquisición en otras regiones.

Tipo de vestimenta que se utiliza y la que no se utiliza (razones culturales o ambientales).

Tipo de vivienda y materiales de construcción más frecuente (razones culturales o ambientales, si las hubiera)

Obtener información sobre las necesidades y el tipo de asistencia que la comunidad misma ha identificado como prioritaria.

Identificar la existencia de minorías étnicas o culturales y sus necesidades particulares para evitar exclusiones.

Una vez más, una evaluación adecuada orientará mejor las decisiones para brindar una atención pertinente y apropiada, y la determinación de las necesidades de suministros debe ser hecha en el mismo proceso de la evaluación general de la emergencia.

a la sección anterior a la sección siguiente