cerrar esta libroCrónicas de Desastres - Huracanes Georges y Mitch (Pan American Health Organization (PAHO) / Organización Panamericana de la Salud (OPS), 1999, 398 p.)
Ver este documento(introduction...)
Ver este documentoIntroducción
Abrir este fichero y ver el contenido  Primera parte: Huracán Georges
Abrir este fichero y ver el contenido  Segunda parte: Huracán Mitch
Ver este documentoAnexo 1: Situación de las enfermedades infecciosas de mayor riesgo epidemiológico en el período post-Mitch. Países de Centroamérica, 1998
Ver este documentoAnexo 2: Reunión de evaluación de los preparativos y respuesta a los huracanes Georges y Mitch.(*) Recomendaciones del sector salud
Ver este documentoSiglas
Ver este documentoCubierta posterior

Introducción

Georges y Mitch han pasado a la elite de nombres que nunca más se usarán para denominar a un huracán, y están ya en compañía, entre otros, de Camille, Andrew, Hazel y Hugo. Ese “privilegio” lo alcanzan sólo aquellos que provocan un devastador impacto, y desgraciadamente estos dos fenómenos, ocurridos con poco más de un mes de diferencia, afectaron profundamente a las poblaciones del Caribe y Centroamérica en setiembre y octubre de 1998. Su impacto global en el desarrollo social y económico (especialmente en algunos de los países de América Central) fue de tal magnitud que probablemente se tarde unos 20 años en recuperar el nivel previo.

Es probable que la valiosa experiencia obtenida y las lecciones aprendidas por los servicios de salud y los administradores de desastres en la atención y respuesta, sean olvidadas para cuando haya pasado este tiempo. Aun cuando el periodo de aprendizaje haya sido duro, la memoria institucional tiende a ser frágil, y es difícil preservar todo aquello que puede servir para corregir errores o repetir aciertos.

El hecho de que el personal de salud, las autoridades y los legisladores cambien frecuentemente hace imperativo que las lecciones aprendidas se recuperen y se mantengan al día para asegurar que las generaciones futuras de administradores no vuelvan a cometer los mismos errores. Por ello este documento trata de grabar la experiencia más valiosa, ganada a través de un largo proceso de pruebas, aciertos y equivocaciones, y servir cómo una crónica de dos desastres casi consecutivos, que afectaron a muchos países en menos de cinco semanas.

Esta Crónica recopila ocho informes nacionales que describen los hechos, y sobre todo analizan el impacto y la respuesta de sector salud en los países más afectados. En la primera parte, los informes sobre varios países del Caribe anglófono (St Kitss y Nevis, Antigua y Barbuda, Montserrat, Islas Vírgenes Británicas y Anguila), República Dominicana, y Haití, se dedican al huracán Georges. Los capítulos de Honduras, Nicaragua, Guatemala, El Salvador y Belice, en la segunda parte, sirven para ilustrar los terribles daños y las importantes conclusiones que se pueden extraer del estudio y análisis del impacto del huracán Mitch en el sector salud. Dos anexos, uno sobre la situación epidemiológica post Mitch, y otro con un resumen de las conclusiones generales de la reunión internacional realizada para evaluar estos desastres, completan el volumen.

Los informes fueron realizados bajo la coordinación y responsabilidad de las diferentes oficinas de la Organización Panamericana de la Salud en los países afectados. Los hemos agrupado respetando su contenido y estructura, de tal forma que el lector pueda seleccionar el país de su interés y acudir directamente al capitulo correspondiente. Se han ordenado de acuerdo a la trayectoria seguida por los huracanes.

Los lectores de estos informes podrán responder mejor a interrogantes cómo estos ¿estaba el sector de la salud adecuadamente preparado? ¿cómo respondió? ¿cuales fueron las principales dificultades en las operaciones de asistencia sanitaria? ¿qué medidas se deben tomar, o que procedimientos y acciones se pueden mejorar en el futuro? ¿cuáles son las lecciones y enseñanzas que han dejado estos dos huracanes?

Es nuestro deseo que éstos y otros países no tengan que enfrentarse a tragedias de tal magnitud. Pero desgraciadamente tendencias como el deterioro ambiental, la superpoblación, la pobreza, y los posibles cambios climáticos están provocando un aumento constante de la vulnerabilidad, y hacen muy posible que generaciones futuras tengan que seguir enfrentándose a retos similares. Esperamos que esta publicación sirva para fortalecer su compromiso de adoptar medidas de mitigación y prevención para reducir su vulnerabilidad y mejorar su capacidad de respuesta cuando llegue el momento de atender una emergencia humanitaria.

a la sección anterior a la sección siguiente