CIDBIMENA - Biblioteca Médica Nacional - UNAH

Bienvenido(a) a Centro de Información Sobre Desastres Y Salud
24 Tuesday October 2017 @ 02:44 AM CST

Tormenta de Polvo del Sahara sobre Europa y América

General NewsEn estos días, los amaneceres y atardeceres podrían verse en tono rojizo en los países del Caribe, pero el bello espectáculo podría traer un mensaje poco alentador, ya que se trata de una tormenta de arena proveniente del Sahara conteniendo material biológico y químico potencialmente dañino para la salud. En los últimos años el estudio de las nubes de polvo generadas por las tormentas del desierto, principalmente las del Sahara, cobró especial interés en el mundo, debido a la posible influencia de ese elemento contaminante del aire sobre el clima y otros ecosistemas.

Comunicado Secretaria de Salud: http://salud.gob.hn/web/images/anunci...sahara.jpg
Gracias al desarrollo de la tecnología satelital, que permite observar desde el espacio la formación de las nubes de polvo y su posterior desplazamiento, los científicos abrieron el camino para avanzar en esas investigaciones. Cada año llegan a América y Europa grandes cantidades de partículas de polvo en forma de nubes procedentes del desierto del Sahara, que emergen del continente africano y son transportadas en dirección oeste hacia esta región por el flujo de los vientos alisios.

Las tormentas de arena en el Sáhara provocan que se eleven a la atmósfera grandes cantidades de polvo y arena que, suspendidos, logran viajar grandes distancias mucho más allá del desierto, logrando alcanzar Europa o América. Por lo general una vez que ocurre una tormenta de polvo (se diferencia de la de arena cuando el tamaño de la partícula es menor de cien micras), este elemento al ser más ligero sube hasta alturas de 5 a 7 kilómetros, y forma una masa de aire muy caliente, cuya humedad relativa es de apenas un 3%.
Una parte de estas nubes puede avanzar por la zona de las islas Canarias y afectar a España, Portugal y Gran Bretaña, mientras las otras se mueven por el Atlántico y llegan al mar Caribe, aproximadamente a los seis días de registrada la tormenta.

Si bien otros desiertos como el de Gobi, en Asia, tributan también polvo a la atmósfera, el del Sahara es el que tiene mayor incidencia sobre el hemisferio occidental.

La arena del Sahara se levanta cuando el aire cálido del desierto choca con el aire más fresco de la región de Sahel - justo al sur del Sahara. Mientras que las partículas ascendentes se remolinan, los vientos alisios intensos comienzan a soplar hacia el oeste en el Atlántico Norte. Las tormentas de polvo se forman, sobre todo, durante los meses del verano y del invierno, pero en algunos años - por razones que no se entienden - apenas se forman en todos.

Efectos sobre el clima

Por sus características físicas, las partículas de polvo reducen el tamaño de las gotas de lluvia e inhiben la formación de nubes de gran desarrollo vertical generadoras de precipitaciones, favoreciendo así los procesos de sequía.Como el polvo viene cargado de hierro, sílice y sal, además de otros minerales, hongos y bacterias, puede incrementar la salinización de los suelos, y propiciar la aparición en los océanos de las denominadas mareas rojas ( concentraciones masivas de algas muy tóxicas), causantes de la muerte de diferentes organismos marinos.

Efectos sobre la salud

El peligro que genera el fenómeno de recurrencia anual -que cubre un área de 800 kilómetros de ancho- radica en el contenido de bacterias, virus, esporas, hierro, mercurio, y pesticidas que presenta el polvo, estos contaminantes los recoge a su paso por zonas deforestadas del Norte de Africa, particularmente los países subsaharianos intensamente afectados por desertificación generada por el agotamiento de bosques por el uso no controlado de ese recurso.

Estas tormentas cuando logran concentrarse y alcanzar áreas pobladas de Europa y América, pueden provocar la aparición de alergias y crisis asmáticas en muchas personas, sobre todo aquellas que ya sufrían problemas respiratorios o de inmunodepresión. Muchas veces se refieren casos de "gripes" persistentes o alergias sin causa aparente que pueden haber sido provocadas por el contacto con partículas de origen biológico presentes en estas calimas.

Recomendaciones

Las personas con enfermedades respiratorias crónicas (EPOC, asma), adultos mayores, mujeres embarazadas y niños deben usar protectores respiratorios tales como mascarillas o un pañuelo de tela húmedo para cubrir nariz y boca.

Si se tiene sensación de cuerpos extraños en los ojos, lávese con abundante agua. Es preferible utilizar agua potable, hervida o clorada. Lávese las manos antes de iniciar el procedimiento.

Cubra las fuentes de agua como pozos, recipientes o estanques de almacenamiento de agua para evitar contaminación.

Siempre debe utilizar los equipos de protección personal apropiados como gafas protectoras, mascarilla, o pañuelo de tela húmedo para cubrir nariz y boca.

Humedezca los sectores de su casa antes de barrer para evitar la re-suspensión del polvo que pudiera acumularse.


Entérate: Recomendaciones del HEU para la llegada del polvo del Sahara

Tegucigalpa. En las próximas horas entrará al país una ola de polvo proveniente del desierto del Sahara, que afectaría la salud de muchos ciudadanos.

Mañana viernes se espera que la tormenta de polvo entre a territorio honudreño. Por lo que las autoridades de Copeco, hicieron el llamado el pasado martes para tomar medidas de precaución a este fenómeno.

Hoy, el Hospital Escuela Universitario (HEU), publicó un comunicado; donde aconsejaba las medidas de prevención a tomar para hacer frente a este fenómeno.

En este sentido, expresan que las personas que padecen de enfermedades de las vías respiratorias no se expongan sin protección.

Además, aconseja usar mascarillas o pañuelos, tapando la boca y nariz para evitar inhalar partículas. Asimismo, el uso de lentes sería lo indicado para mantener los ojos lubricados, y evitar infecciones oculares.

Finalmente, para que las fuentes de agua no se contaminen con el polvo del Sahara, se recomienda mantener tapados los recipientes con el líquido.

La tormenta de polvo del Sahara

El Sahara es un desierto porque la lluvia que registra no llega a equilibrar la evaporación originada por los rayos solares; y por la transpiración de las plantas que extraen agua de los lugares donde se halla almacenada.

Las precipitaciones son inferiores a los 225 mm por año y en inmensas zonas no llegan a los 150 mm. Mientras que la evaporación anual que se registra en la superficie es de 2.100 a 2.400 mm. Si lloviera durante el verano el agua se evaporaría aún más rápidamente.

El Sahara es una planicie de rocas antiguas, las rocas subyacentes son de neis precámbrico, el viejo esqueleto de África; siendo las rocas más antiguas de la Tierra. Rocas sobre las que se han depositado enormes masas de areniscas y calizas, los sedimentos de los mares cretácicos.

Pero enormes extensiones de arenas y areniscas no son de origen marino. Pues el mar nunca cubrió la parte oriental del Sahara, por lo que su origen es el propio desierto.